Como fortalecer la espalda

Como fortalecer la espalda

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Yoga

Ejercicios de espalda en casa

El dolor de espalda de naturaleza mecánica se reduce a una cosa: la actividad. O bien una determinada actividad ha provocado un problema que ha causado el dolor, o bien una falta general de actividad ha creado un entorno en el que la espalda no puede soportar las exigencias diarias. Esos problemas relacionados con la actividad dan lugar a:
Hay muchas razones menos comunes para el dolor lumbar. Pero estas razones menos comunes son mucho más graves. Cada una de ellas requiere atención médica para solucionar la causa subyacente de su dolor lumbar. En casos raros, su dolor puede provenir de:
La anatomía de su espalda es simétrica. La columna vertebral separa los dos lados. Tendrías que lesionarte las mismas zonas en ambos lados de la espalda para experimentar dolor en ambos lugares. Incluso cuando parece que te duele toda la parte baja de la espalda, es probable que el dolor provenga del lado derecho o del izquierdo.
Debido a todos los órganos del abdomen, a muchas personas les preocupa que su dolor sea un signo de algo mucho más grave. Los problemas con esos órganos son los que causan principalmente el dolor abdominal. Si el dolor de espalda está presente, es lo suficientemente alto como para que rara vez se confunda con el dolor lumbar.

Ejercicios de fortalecimiento de la parte superior de la espalda

El ejercicio es una parte vital del tratamiento de la columna vertebral después de una lesión o cirugía. Los ejercicios terapéuticos activos distribuyen nutrientes en el espacio discal, las articulaciones y los tejidos blandos de la espalda. Una rutina regular de ejercicios ayuda a los pacientes a mejorar la movilidad y la fuerza, a minimizar las recidivas y a reducir la gravedad y la duración de posibles episodios futuros de dolor de espalda.
Todos estos ejercicios deben realizarse lenta y cómodamente para evitar lesiones. Al realizar los ejercicios de fortalecimiento y flexibilidad, recuerde respirar de forma natural y sin contener la respiración; exhale durante el esfuerzo e inhale durante la relajación.
Le recomendamos encarecidamente que consulte con su médico o fisioterapeuta antes de comenzar cualquier programa de ejercicios. Los siguientes son ejercicios generales para las personas con síntomas en la parte baja de la espalda. Pueden ser necesarias modificaciones para condiciones específicas de la columna vertebral.  NO ignore el dolor. Si siente que el dolor aumenta o se extiende a las piernas, no continúe con la actividad.
1. Estiramiento de los isquiotibiales en posición supina: Acuéstese sobre su espalda, comenzando con ambas rodillas dobladas. Enrolle una cuerda o una toalla alrededor de un pie. Mientras sujeta ambos extremos de la toalla, levante lentamente una pierna de la superficie hasta que sienta un estiramiento en la parte posterior de la pierna. Mantenga 20 segundos. Vuelva a la posición inicial. Repita 3 veces en cada lado. Realícelo 2 veces al día.

Ejercicios de fortalecimiento de la espalda para personas mayores

Este artículo ha sido redactado por Pete Cerqua. Pete Cerqua es un entrenador personal y nutricionista certificado. Pete es también autor de cinco libros de gran éxito, entre ellos «The 90-Second Fitness Solution» y «High Intensity Fitness Revolution for Women/Men», publicados por Simon and Schuster y Skyhorse Publishing. Pete tiene más de 20 años de experiencia en entrenamiento personal y coaching de nutrición y dirige el estudio insignia de 90-Second Fitness en la ciudad de Nueva York.
La región lumbar de la columna vertebral soporta la mayor parte del cuerpo. Aproximadamente el 80 por ciento de los adultos experimentarán dolor lumbar en algún momento de su vida. La atrofia muscular debida a la inactividad puede ser común, especialmente si trabajas en un entorno de oficina y llevas un estilo de vida relativamente sedentario. Para fortalecer la zona lumbar, inicia un programa de ejercicio regular que combine el entrenamiento de fuerza con estiramientos y actividades aeróbicas o cardiovasculares[1].
Este artículo ha sido redactado por Pete Cerqua. Pete Cerqua es un entrenador personal y nutricionista certificado. Pete es también autor de cinco libros de gran éxito, entre ellos «The 90-Second Fitness Solution» y «High Intensity Fitness Revolution for Women/Men», publicados por Simon and Schuster y Skyhorse Publishing. Pete tiene más de 20 años de experiencia en entrenamiento personal y nutrición y dirige el estudio insignia de 90-Second Fitness en la ciudad de Nueva York. Este artículo ha sido visto 1.067.621 veces.

Ejercicios lumbares para principiantes

Tener una espalda fuerte no sólo es esencial para todos los aspectos de la danza, sino que también nos proporciona apoyo en nuestra vida diaria. La espalda y sus músculos son una de las partes más importantes de la anatomía humana. Los músculos de la espalda no sólo nos dan potencia y fuerza, sino que también desempeñan un papel importante en el movimiento y la función. Tener una espalda fuerte mejora la calidad de vida en general, aumenta la facilidad para realizar las tareas diarias y protege contra las lesiones. La espalda responde rápidamente a los ejercicios de fortalecimiento específicos y a menudo pueden realizarse fácilmente en casa. A continuación hemos enumerado seis ejercicios fáciles que puede realizar para apoyar y fortalecer su espalda desde la comodidad de su propia sala de estar.
PlanchaEl ejercicio que todos amamos odiar. Las planchas se asocian a menudo como un ejercicio para el tronco, pero son mucho más que eso. También se centran en la espalda, sobre todo en la parte superior, y permiten desarrollar la musculatura al tiempo que garantizan que no se ejerce demasiada presión sobre la columna vertebral o las caderas. Las planchas regulares también pueden reducir el dolor de espalda mediante el fortalecimiento del núcleo para sostener la espalda. Para realizar una plancha: 1. Coloca las manos justo debajo de los hombros (como si fueras a hacer una flexión). 2. Apoya los dedos de los pies en el suelo y aprieta los glúteos para estabilizar el cuerpo. 3. Mantén el cuello neutro, mirando a un punto del suelo justo delante de las manos (evita mirar hacia abajo o hacia arriba o romperás la línea de la columna vertebral). 4. Intenta imaginar una línea que va desde la cabeza hasta los dedos de los pies y evita bajar demasiado las caderas (como si te hundieras) o levantarlas demasiado (como si estuvieras a punto de hacer un perro hacia abajo). 5. 5. Mantenga la posición durante 20 segundos y suéltela. Repite tantas veces como desees y trata de aumentar la duración de la posición. Si sientes que tu alineación cambia, suelta el ejercicio y vuelve a empezar. Si realizar una plancha sobre las manos te parece demasiado intenso para tus brazos y hombros, puedes bajar a los antebrazos.