Gato vaca yoga

Gato vaca yoga

  • Categoría de la entrada:Yoga

Nombre sánscrito de la postura del gato-vaca

Chakravakasana (también llamada «Postura del Gato») se confunde a menudo con una postura de yoga llamada Postura del Gato-Vaca (Marjaryasana-Bitilasana). Aunque las dos posturas se parecen, tienen efectos e intenciones completamente diferentes. Para la mayoría de los estudiantes, la Postura del Gato de Viniyoga es mucho más beneficiosa que la de la Vaca del Gato, tanto que mi profesor la llama la «no» Vaca del Gato.
Según Gary Kraftsow, aproximadamente el 75 por ciento de los estadounidenses tienen un aumento de la cifosis torácica. Dicho en inglés, esto significa que tenemos la parte superior de la espalda demasiado redondeada. Esto ocurre principalmente por las actividades que realizamos en la vida diaria. Nos sentamos en sillas, escribimos en el ordenador, conducimos coches y realizamos otras actividades que nos dejan en una posición encorvada hacia delante. Para equilibrar esto, nuestra práctica de yoga debería fortalecer y aplanar la parte superior de la espalda, así como estirar la parte delantera de los hombros.
Por otro lado, la mayoría de nosotros tenemos la espalda baja tensa y débil, con la lordosis lumbar aumentada. Esto significa que nuestras lumbares están débiles, tensas y excesivamente arqueadas.    Para equilibrar esto, nuestra práctica de yoga debe fortalecer y estirar la parte inferior de la espalda, así como fortalecer los músculos abdominales.

El embarazo de la vaca gata

Este artículo fue escrito por Alison Buchanan. Alison Buchanan es una profesora de Power Vinyasa Yoga con sede en Seattle, Washington. Ha completado más de 300 horas de formación con el instructor de yoga, Baron Baptiste, y es profesora certificada de Baptiste. Es profesora de The Art of Yoga Project, una organización sin ánimo de lucro que lleva el mindfulness del yoga a las adolescentes del sistema judicial de California.
La postura del gato (Marjaryasana) en el yoga estira y fortalece la columna vertebral para ayudar a mejorar la postura y el equilibrio. La postura del gato a menudo se combina con la postura de la vaca (Bitilasana) para alargar y abrir la columna vertebral. Las posturas del gato y de la vaca son una buena forma de calentar la espalda para realizar más estiramientos de la columna vertebral. Habla con tu médico antes de hacer estas posturas si tienes una enfermedad crónica de la espalda o has tenido una lesión reciente[1].
Este artículo ha sido redactado por Alison Buchanan. Alison Buchanan es una profesora de Power Vinyasa Yoga con sede en Seattle, Washington. Ha completado más de 300 horas de formación con el instructor de yoga, Baron Baptiste, y es profesora certificada de Baptiste. Es profesora de The Art of Yoga Project, una organización sin ánimo de lucro que lleva el mindfulness del yoga a las adolescentes del sistema judicial de California. Este artículo ha sido visto 83.164 veces.

Beneficios de la postura de la vaca en el yoga

Es muy común comenzar una práctica de yoga, tras el establecimiento inicial de la respiración, pasando por la postura del gato y la vaca. Con una buena base estable en el tablero, este flujo ofrece conexión a tierra mientras empezamos a abrir suavemente la espalda del cuerpo y a activar el núcleo. Sin embargo, su propósito más vital es la oportunidad que ofrece de conectar la respiración con el movimiento. Echemos un vistazo a ambas posturas individualmente para desglosar la alineación y la expresión de la respiración.
Utilizamos las inhalaciones durante la práctica para encontrar una cualidad de elevación. Al inhalar, nuestros pulmones se expanden como un globo que se llena de aire, así que es natural que encontremos flotabilidad en esta respiración.  En la vaca, la inhalación eleva el esternón, tirando del corazón hacia delante y llevando nuestra mirada al cielo. La inhalación es nuestra expresión, nuestro alcance hacia el exterior, que se combina muy bien con los abridores del corazón y las extensiones de la columna vertebral, como la vaca.
La exhalación tiene un efecto profundo en el funcionamiento del núcleo y, por lo tanto, se utiliza cuando los abdominales están más comprometidos. Para llegar al final de una exhalación, debe producirse una contracción profunda en la misma fosa del abdomen, forzando la salida de todo el aire. En posturas de flexión como la del gato, la exhalación nos permite alcanzar la máxima compresión de la parte delantera del cuerpo. Como la inhalación es expansiva, sería difícil redondear en esta respiración. La exhalación es protectora y lleva la atención hacia el interior para la introspección.

Beneficios de la postura de la vaca del gato

Si experimentas un dolor persistente en la pelvis, la espalda, los hombros o el cuello, es posible que tengas una tendencia inconsciente a protegerte aumentando la rigidez de tu cuerpo. La postura del gato/vaca ayuda a deshacer esa rigidez.
Si nos movemos y respiramos con atención, podemos disminuir la tensión fomentando la expansión de las costillas y la movilización de la columna vertebral. Esto disminuye la sobreactividad de los músculos superficiales (músculos más cercanos al exterior del cuerpo) y ayuda a reprogramar el sistema nervioso.
Las rodillas estarán separadas a la distancia de las caderas y las manos estarán directamente debajo o ligeramente delante de los hombros. Vigile que no hiperextienda los codos, intente una microflexión para no bloquear los codos. Esto hará que tu cuerpo utilice más tus músculos en lugar de confiar en la articulación y los ligamentos.