Postura de la mariposa

Postura de la mariposa

  • Categoría de la entrada:Yoga

Ustrasana

La postura de la mariposa es una maravillosa postura sentada, casi como la versión de Ashtanga Yoga de Badhakonasana o Postura del Ángulo Atado. Y a veces se llama postura del Trono o de los zapateros, ya que se asemeja a la posición sentada de un zapatero durante el trabajo. Se conoce como la postura de la mariposa por el movimiento de las piernas al realizar esta postura, ya que se ve una mariposa batiendo sus alas.
La palabra mariposa se traduce como ‘Titli’ (pájaro) y la palabra pose como asana o postura. El nombre sánscrito de Badhakonasana se debe a la forma en que se lleva a cabo: como atado o atado en un ángulo particular. Se describe en el Hatha Yoga Pradipika del siglo XV y ayuda a la relajación física y mental y a la reducción del estrés.
El estiramiento de la mariposa es un gran estiramiento y un abridor de caderas sentado que requiere una combinación de estabilidad, flexibilidad y esfuerzo. Durante Titliasana, asegúrate de mantener la atención en tu respiración. Esta asana se realiza a menudo para prepararse con otras posturas sentadas: Padmasana, Swastikasana y posturas de meditación. La persona que practica constantemente esta asana se vuelve tanto joven como atractiva. Esta postura tiene numerosos beneficios para la salud, los beneficios de la postura de la mariposa especialmente después de los entrenamientos, perfecto para todos los niveles, incluyendo el yoga de los niños, el yoga del embarazo, y el yoga de nivel principiante.

Comentarios

El yoga es una antigua práctica india que consiste en unir el cuerpo, la mente y el espíritu hacia un estado de bienestar. El yoga ha ayudado a sus discípulos a mejorar y mantener la salud de sus músculos y articulaciones, y es excelente para la flexibilidad, la fuerza y la salud mental.
Lo mejor del yoga es que puedes hacer diferentes posturas para obtener beneficios para partes específicas de tu cuerpo. Por lo tanto, si usted está buscando para aliviar a sí mismo de cuello y dolor de espalda, y mejorar la circulación de la sangre, la postura de la mariposa es lo que usted debe tratar.
Esta asana recibe muchos nombres, como «titli asana» y «Baddha Konasana». Esta postura hace que los pies se acerquen a la zona de la pelvis, con las manos fuertemente unidas. Lo más destacado de esta asana es cómo las piernas dan la apariencia de una mariposa batiendo sus alas.
Paso 3: Inhala y exhala lentamente, mientras presionas los muslos y las rodillas hacia la esterilla. A partir de esta posición, empieza a batir ambas piernas hacia arriba y hacia abajo, como las alas de una mariposa.

Kapotasana

Desde la posición de sentado con las dos piernas extendidas hacia delante, las manos a los lados, las palmas apoyadas en el suelo, los dedos juntos apuntando hacia delante, las piernas se doblan en las rodillas para que las plantas de los pies se encuentren. Las piernas se agarran por los tobillos y se doblan más hasta que los talones llegan al perineo. Las rodillas se mueven hacia el suelo, y con la práctica llegan hasta allí; el cuerpo está erguido y la mirada al frente. Se mantiene la asana antes de volver a la posición inicial. Los muslos se estiran con cuidado. Cuando se utiliza para la meditación, las manos se colocan en Anjali mudra (posición de oración) delante del pecho[8].
La postura abre fuertemente la cadera y la ingle,[9] y es una de las pocas asanas de yoga que pueden practicarse cómodamente poco después de comer, excepto la variante de flexión hacia delante con la cabeza en el suelo. Se afirma en Light on Yoga, citando el libro Childbirth Without Fear de Grantly Dick Reed, que la postura es beneficiosa para las mujeres embarazadas, ya que su práctica regular reduce el dolor durante el parto[8]. Si hay una lesión en la ingle o en la rodilla, las rodillas deben apoyarse en mantas dobladas[1].

Postura de la mariposa tumbada

Una postura de Hatha Yoga, Baddha Konasana (Postura de la Mariposa) es una maravillosa posición de conexión a tierra que conduce a la creación de un lugar sereno para profundizar en un estado de meditación que implica respiraciones profundas y relajadas coordinadas con los movimientos de las piernas. Esta asana guía el camino hacia la reflexión interna cuando se practica al final de una práctica de yoga espiritual.
Practica la postura de la mariposa como postura de descanso, inclúyela en tu secuencia de yoga favorita o comienza la práctica con ella como postura de conexión a tierra: sea cual sea la forma que utilices, ¡funciona milagrosamente! Aquí están los beneficios para la salud de la postura de la mariposa:
1. 1. Ingletes saludables: La postura de la mariposa pone una buena tensión en los tejidos conectivos de la ingle, lo que hace que los ligamentos, la fascia y los tendones sean más saludables. Húndete más profundamente con cada exhalación y relájate. Los tejidos conectivos de la ingle prosperan si se mantienen firmes. Para un cuidado extra, siéntese sobre una almohada y alivie cualquier tensión en las ingles.
2. Adiós a los dolores de cabeza: Da un respiro a la base del cráneo. La tensión en el cuello es la madre de los dolores de cabeza. Modifica la baddha konasana apoyando la cabeza en el suelo, respirando profundamente y liberando las tensiones. Esto crea espacio en la columna vertebral y proporciona alivio de la tensión y los dolores de cabeza.