Postura del guerrero 1

Postura del guerrero 1

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Yoga

Virabhadr… iii

116sharesTodos los días pasamos por batallas: algunas son luchas internas y otras son conflictos con quienes te rodean. Sea cual sea la situación, cuando se sale victorioso, es bueno celebrarlo. Una forma de hacerlo es adoptando la clásica postura de la «victoria»: los brazos estirados hacia el cielo y el pecho levantado. Esta postura es muy similar a las posturas del guerrero en el yoga: la postura del guerrero 1 y la postura del guerrero 2.
La postura del guerrero 1 de yoga, o Virabhadrasana 1 en sánscrito, es una postura de poder en la serie B del Saludo al Sol que extiende los brazos hacia el cielo. La variación de la postura del guerrero 2, o Virabhadrasana 2 en sánscrito, es igual de poderosa y extiende los brazos hacia los lados.
Comienza en la postura de la montaña. Retrocede el pie izquierdo un metro o cuatro y colócalo en un ángulo de 45 grados. Lo ideal es que el arco trasero izquierdo esté en línea con el talón derecho, pero puedes separar más los pies para tener una base de apoyo más amplia. Mantén el pecho y las caderas orientados hacia la parte delantera de la esterilla. Dobla la rodilla delantera en un ángulo de 90 grados directamente sobre el tobillo, con los dedos del pie apuntando hacia delante. No dobles la rodilla más allá del tobillo.

Variaciones de la postura del guerrero

Las posturas cercanas a la Virabhadrasana se describieron independientemente del yoga en una fuente europea a principios del siglo XX, concretamente en el texto danés de Niels Bukh de 1924 Grundgymnastik eller primitiv gymnastik (conocido en inglés como Primary Gymnastics). [Las posturas de Bukh proceden de una tradición escandinava de gimnasia del siglo XIX que se remonta a Pehr Ling, y «llegaron a la India» a principios del siglo XX[9]. Mark Singleton sugiere que estas posturas de pie fueron probablemente influenciadas por la tradición de la cultura física, incluida la gimnasia al estilo de Bukh, de principios del siglo XX[10].
Una versión del mito de Virabhadra es que el poderoso sacerdote Daksha hizo un gran yagna (sacrificio ritual) pero no invitó a su hija menor Sati y a su marido Shiva, el gobernante supremo del universo. Sati se enteró y decidió ir sola a la yagna. Cuando llegó, Sati entró en una discusión con su padre. Incapaz de soportar sus insultos, hizo un voto a su padre: «Puesto que fuiste tú quien me dio este cuerpo, ya no quiero estar asociada a él». Se dirigió al fuego y se arrojó dentro. Cuando Shiva se enteró de la muerte de Sati, quedó devastado. Arrancó un mechón de su pelo y lo golpeó contra el suelo, donde se levantó un poderoso guerrero. Shiva llamó a este guerrero Virabhadra y le ordenó que fuera a la yagna y destruyera a Daksha y a todos sus invitados[2].

Modificaciones del guerrero 1

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El Guerrero I es una de las posturas fundamentales del yoga, pero conseguir la alineación correcta puede ser un poco complicado. Te enseña a mantener el equilibrio y a ser más consciente de la posición de tu cuerpo. Reconocerás la postura de la estocada como una postura común para el ejercicio y el estiramiento. Incorpora esta postura en un flujo como parte de una secuencia de yoga de pie.
El Guerrero I fortalece las piernas y la parte superior de los brazos, mejora el equilibrio y la fuerza del núcleo, y estira los músculos alrededor de las caderas. Se consigue un buen estiramiento de la parte delantera y trasera del muslo (cuádriceps e isquiotibiales), las caderas y el pecho, así como una extensión de la espalda del músculo erector de la columna. Se trata de una postura que abre las caderas, lo cual es un buen antídoto para estar sentado todo el día. Esta postura puede ser terapéutica si tienes ciática. También es una postura energizante, que permite una mejor respiración y circulación.

Bhujangas…

Guerrero I – Virabhadrasana I (veer-uh-buh-DRAHS-uh-nuh) – es una postura de yoga de pie que lleva el nombre de un guerrero mitológico hindú, Virabhadra. Encarnación del dios Shiva, Virabhadra era feroz y poderoso, con mil brazos y pelo y ojos de fuego. El Guerrero I transforma la intensidad de esta deidad en una postura que aumenta la concentración, el poder y la estabilidad.
Virabhadrasana I estira toda la parte delantera del cuerpo mientras fortalece los muslos, los tobillos y la espalda. Esta es una poderosa postura de pie que desarrolla la resistencia, el equilibrio y la coordinación. Tonifica el abdomen, los tobillos y los arcos de los pies. Esta postura también estira el pecho y los pulmones, mejorando la capacidad respiratoria y vigorizando el cuerpo. Puede ser terapéutica para la ciática. También fomenta una mayor flexibilidad, fuerza y amplitud de movimiento en los pies, aumentando la circulación al calentar todos los músculos.
Más allá de la postura física, el Guerrero I crea una profunda concentración. Centrarse en la base y construir la postura desde el principio reduce las distracciones y afina la energía. Tu mente se concentra, se calma y se aclara.