Postura del guerrero 2

Postura del guerrero 2

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Yoga

Retroalimentación

También llamada Virabhadrasana II, esta postura de cuerpo entero hará trabajar casi todos los músculos. El Guerrero II fortalece las piernas, los glúteos, las caderas, el núcleo, el pecho, los hombros y los brazos. Mantener la postura durante un largo periodo de tiempo también ayudará a desarrollar la resistencia.
Como en todas las posturas de yoga, la atención a la respiración en el Guerrero II es clave. Al respirar profundamente, empieza a encontrar la facilidad en el esfuerzo. ¿Notas que tus hombros o tu cuello se ponen rígidos? Derrite tu tensión física y, con suficiente práctica, la tensión mental también empezará a desaparecer.

Virabhadr… iii

(veer-ah-bah-DRAHS-anna)Virabhadra = el nombre de un feroz guerrero, una encarnación de Shiva, descrito como poseedor de mil cabezas, mil ojos y mil pies, blandiendo mil garrotes y vistiendo una piel de tigre
Ponte en Tadasana (postura de la montaña). Con una exhalación, pise o salte ligeramente los pies a una distancia de 3 1/2 a 4 pies. Levante los brazos paralelos al suelo y extiéndalos activamente hacia los lados, con los omóplatos abiertos y las palmas hacia abajo.
Gire el pie derecho ligeramente hacia la derecha y el izquierdo hacia la izquierda 90 grados. Alinee el talón izquierdo con el derecho. Reafirme los muslos y gire el muslo izquierdo hacia fuera de modo que el centro de la rótula izquierda esté en línea con el centro del tobillo izquierdo.
Exhale y doble la rodilla izquierda sobre el tobillo izquierdo, de modo que la espinilla quede perpendicular al suelo. Si es posible, lleve el muslo izquierdo paralelo al suelo. Ancle este movimiento de la rodilla izquierda fortaleciendo la pierna derecha y presionando el talón exterior derecho firmemente contra el suelo.
Estire los brazos desde el espacio entre los omóplatos, paralelos al suelo. No incline el torso sobre el muslo izquierdo: Mantenga los lados del torso igualmente largos y los hombros directamente sobre la pelvis. Presiona el coxis ligeramente hacia el pubis. Gira la cabeza hacia la izquierda y mira por encima de los dedos.

Vrikshasana

Todos los que practican yoga estarán de acuerdo en que hay una asana favorita. Te encanta, es cómoda, es un reto, es un santuario, te calma… hay tantas razones por las que llamamos a una o a un puñado de ellas, asana favorita. La mía es la Virabhadrasana II – la Postura del Guerrero II (y no es casualidad que esté tatuada en mi piel)
A primera vista puede parecer extraño que una postura de yoga lleve el nombre de un guerrero, porque ¿no es el yoga una forma pacífica de autodescubrimiento? El significado de esta postura tiene que ver más con el poder espiritual que vive en todos nosotros. El guerrero ayuda a luchar contra la ignorancia. Las posturas del guerrero son asanas desafiantes que exigen mucha fuerza y estabilidad del cuerpo. Todos los músculos, especialmente los de los brazos, están continuamente activos.
Estas poderosas posturas I, II y III son algunas de las más comunes en la práctica del yoga. Promueven la concentración mental y energizan la mente y el cuerpo. El Guerrero I comienza en una posición de embestida en la que los brazos se levantan por encima de la cabeza, con las palmas enfrentadas. Estira las estocadas, los hombros, los glúteos y construye la fuerza del núcleo. De manera mental, el Guerrero I aumenta la conexión cuerpo-mente. La planta completa del pie trasero, combinada con la cuadratura de las caderas y la rotación interna del pie trasero, requiere una gran percepción de la posición del cuerpo.

Guerrero 2

Para evitar lesiones es importante que los alumnos -y por supuesto los profesores- tengan una base sólida antes de pasar a posturas más avanzadas. De este modo, se fortalece y se desarrolla la conciencia corporal.
Virabhadrasana II es una de esas posturas con las que he tenido una relación de amor/odio. Cuando empecé a hacer yoga pensaba que esta postura tenía que ser fuerte, que tenía que ser un guerrero. Así que me tensaba, apenas podía respirar y sentía cómo mis músculos se contraían en esta postura. Fuerte se convirtió en sinónimo de tenso.
Veo que esto ocurre a menudo con mis alumnos (principiantes). A medida que mi práctica de yoga fue evolucionando a lo largo de los años, aprendí que Virabhdrasana II no consiste únicamente en sentirse fuerte. Se trata de sentirse fuerte y ligero, abierto. Si puedes entender esto, empiezas a comprender completamente la postura.
Esta postura, aparentemente fácil, requiere bastante espacio en la zona pélvica. Necesitarás flexibilidad para abrir las caderas y mantenerlas abiertas y cuadradas mientras estás en una postura amplia. Puede que te lleve algún tiempo abrir las caderas de esta manera. Además, en la postura final querrás mantener la pierna superior delantera paralela al suelo. Esto también requiere mucha flexibilidad y fuerza. Así que, de nuevo, no te centres demasiado en esta postura final, sino que trabaja en tu propio nivel, muévete con soltura y una respiración tranquila. Recuerda que un guerrero fuerte es un guerrero ligero.