Tipos de cuencos tibetanos

Tipos de cuencos tibetanos

  • Categoría de la entrada:Yoga

Cómo elegir un cuenco tibetano

La mayoría de los cuencos cantores son originarios de las zonas budistas tibetanas (Nepal y Tíbet) y de otros países del Himalaya. Los cuencos cantores se utilizan como cuenco de sacrificio o instrumento musical, pero también como cuenco para comer.
Los cuencos cantores antiguos de Nepal y el Tíbet son muy raros y ahora son muy difíciles de encontrar. Cada cuenco cantante tiene su propia forma, tono y color. Otros nombres para los cuencos cantores son: cuencos de armonización, cuencos cantores budistas del Himalaya, cuencos cantores para rituales de relajación o cuencos cantores tibetanos.
Existen diferentes tipos de cuencos tibetanos que pueden reconocerse por su forma, su origen o el material con el que están hechos. Algunos ejemplos son: Cuando hablamos de cuencos cantores, tendemos a considerar que sólo hay un tipo de cuenco cantor que es el cuenco cantor Jambupati.
Debido a los numerosos viajes a las zonas montañosas del Himalaya (hemos vivido allí durante más de un año), hemos ido formando poco a poco una gran colección de cuencos cantores muy especiales y antiguos. Además de cuencos antiguos con calidad de museo, también vendemos cuencos nuevos de muy alta calidad.

Cuenco tibetano

Pulido o mate: Si a primera vista estos cuencos parecen sencillos y simples, pues lo son, más o menos. Sin adornos, con un pulido brillante o con un suave brillo mate, son poco pretenciosos y nada llamativos. Luego, cuando se mira más de cerca y se pierde en la luz que ondea a través de las marcas del martillo o en la limpia curva del borde, uno se relaja en el tranquilo brillo del cuenco. Seleccionamos estos cuencos por su tono bello y estable y encontrará bastantes de ellos en nuestra colección personal. Son menos caros que los cuencos grabados, pero no por ello son menos hermosos.
Borde grueso (pared):    Estos cuencos suelen ser pulidos o mates y tienen un aspecto muy parecido, salvo que el borde es mucho más grueso, a veces muy grueso. Esto da lugar a un sonido que no cesa de sonar …..
Cuencos bengalíes: Exterior negro con un borde y una superficie interior dorados y brillantes, con una forma que produce un sonido duradero. También tenemos bastantes cuencos gigantes con este diseño y tienen un tono y un sustain excepcionales. Cuencos de Assam: Poco profundos y anchos, sólo tenemos unos pocos de estos cuencos inusuales. Llevan el nombre de la región donde se originó su forma plana. Suelen tener un tono claro y brillante.

Cuencos para principiantes

Los cuencos tibetanos son únicos por varias razones, pero una de sus cualidades más destacadas son los sonidos especiales y calmantes que emiten cuando se tocan. Los sonidos de los cuencos tibetanos se pueden clasificar de varias maneras y se pueden medir y clasificar por sus frecuencias, notas y octavas. Los cuencos antiguos, los cuencos de metal de nueva fabricación y los cuencos de cristal poseen diferentes frecuencias y tonos debido a su tamaño, peso y composición.
Todos los instrumentos musicales, incluidos los cuencos tibetanos, se basan en la fricción y la vibración para crear el sonido que escuchamos. Según Acoustics.org, los cuencos tibetanos son idiófonos. Un idiófono es un instrumento que «produce el sonido principalmente por las vibraciones físicas del propio instrumento». En otras palabras, la vibración del cuenco mientras se toca es lo que produce el sonido. Al golpear el cuenco o frotar el borde con un mazo, la fricción resultante es lo que crea las vibraciones. Podemos oír y sentir estas vibraciones. Los sonidos producidos por los cuencos cantores pueden contener múltiples armónicos o tonos dominantes, de los que hablaremos a continuación.

Cuenco cantante grande

Los cuencos tibetanos son una misteriosa combinación de arte, ciencia, espiritualidad y curación por el sonido, una antigua conexión para la humanidad. Esta rica malla de cualidades hace que haya muchos caminos diferentes de disfrute.
Los cuencos cantores, también conocidos como cuencos del Himalaya, cuencos tibetanos, DhoniPatra (sonido, recipiente), y gongs suzu, se utilizan para la meditación, la curación, el yoga de sonido, el yoga de sonido, la meditación de sonido con cánticos, la música que tienen grandes poderes medicinales y curativos utilizados desde la antigüedad.
Se dice que los cuencos cantores se practican desde antes de 2500 años. Y se practicaba especialmente en la tradición «Bon» y en la región más occidental de Nepal, esta práctica era famosa por la baidhangya Bidhya.
Los primeros cuencos de metal se hicieron probablemente de cobre puro hace más de 5.000 años. El latón, una mezcla de cobre con otros metales, es una tecnología posterior que aún tiene miles de años. Se dice que había cuencos de latón de 2.000 años de antigüedad en el Tíbet a principios del siglo pasado.
Aunque existe cierto folclore sobre los fabricantes de los cuencos cantores, normalmente el conocimiento del origen de un cuenco cantor determinado murió con su primer o segundo propietario. La fabricación de cuencos era, literalmente, una industria artesanal en la que la fundición rudimentaria y el trabajo cuidadoso del metal se realizaban en el hogar del artesano. Las habilidades se transmitían de generación en generación hasta que en la era moderna se rompieron esas antiguas cadenas.