Yoga facial para rejuvenecer

Yoga facial para rejuvenecer

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Yoga

El yoga facial: eliminar…

El yoga facial es tan sencillo como parece. Utiliza una serie de ejercicios y puntos de acupresión para estimular los distintos músculos de la cara, ¡los 42! Algunos son diminutos y delicados, y otros son más grandes y potentes. Estos músculos nos ayudan a comer, beber y comunicarnos entre nosotros (tanto a través del habla como de nuestras expresiones faciales).
Con el tiempo, nuestra cara empieza a cambiar. Pensamos en estos cambios como un signo de envejecimiento, pero en realidad son signos de uso excesivo e insuficiente.  La idea es que, al igual que tonificamos nuestro cuerpo con ejercicios y estiramientos, podemos hacer lo mismo con el rostro. Con una práctica constante, los ejercicios de yoga facial pueden ayudar a reducir el envejecimiento y mejorar el aspecto de nuestro rostro de forma natural.
– Reducción de arrugas, flacidez y otros signos de envejecimientoLa razón más común por la que la gente empieza a practicar yoga facial es para sentirse más joven y reducir las arrugas, la flacidez y el envejecimiento de la piel. Los ejercicios de yoga facial trabajan por debajo de la superficie de la piel (los músculos y la fascia) para rellenar el rostro desde «dentro» hacia fuera.
– Aislar y mejorar las zonas deseadas¿Desea tener unos pómulos más fuertes, unos ojos más brillantes o unas cejas levantadas? El yoga facial puede ayudarle. Si se centra en esos músculos de la cara, puede mejorar o resaltar sus mejores rasgos.

Yoga facial

La cara contiene más de 50 músculos diferentes y, a diferencia de la mayor parte del resto del cuerpo, muchos de estos músculos faciales se utilizan raramente. Al realizar ejercicios faciales con regularidad, se favorece la circulación de la sangre en las distintas zonas del rostro, con lo que se repone el suministro de oxígeno en los músculos y la piel. Esto dará lugar a una tez brillante y a un hermoso y saludable resplandor, además de ayudar a tensar la piel.
Realizar con frecuencia ejercicios de adelgazamiento y tonificación del rostro mantendrá su aspecto en forma a largo plazo. Además, los ejercicios regulares de los músculos faciales mejoran el flujo sanguíneo y, por lo tanto, suministran a las células de la piel los nutrientes necesarios para estimular la regeneración de las células de la piel y prevenir las arrugas. Recomendamos seguir una rutina de ejercicios faciales con regularidad para obtener los mejores resultados.
Si quiere ver resultados rápidamente, debería intentar realizar sus ejercicios faciales de 3 a 5 veces por semana durante unos 20 minutos cada vez. Si no dispone de 20 minutos, intente dividirlos en 10 minutos de yoga facial antes y después de su ajetreado día.

El lifting del yoga

Este DVD contiene un conjunto de ejercicios extremadamente sencillos de aprender y realizar, desarrollados para obtener excelentes resultados comprobados en el rejuvenecimiento y la belleza natural de su rostro. El yoga enseña facial aquí es el resultado de la reunión perfecta de las antiguas técnicas de Oriente con los conocimientos científicos de la medicina y la osteopatía. Las técnicas son perfectas y minuciosamente explicadas por los autores y se presentan en grupos de ejercicios dedicados a zonas específicas para que usted pueda centrarse en las más necesitadas.

Beneficios del yoga facial

Objetivo: Los ejercicios faciales son una alternativa no invasiva a los enfoques médicos del rejuvenecimiento facial. Los logopedas podrían participar en la realización de estos ejercicios. Sin embargo, se han realizado pocas investigaciones sobre la eficacia de los ejercicios para el rejuvenecimiento facial. Este estudio evaluó la eficacia de 4 ejercicios que supuestamente reducen las arrugas y la flacidez de la piel del rostro. Método: Se realizó un estudio de grupo de control con 18 participantes, 9 de los cuales (el grupo experimental) se sometieron a un entrenamiento diario durante 7 semanas. Un grupo de personas no expertas en la materia evaluó las fotografías tomadas antes y después de las 7 semanas en 5 zonas del rostro (frente, pliegues nasolabiales, zona por encima del labio superior, línea de la mandíbula y zona bajo la barbilla). Además, los participantes del grupo experimental evaluaron sus propias imágenes. La evaluación incluyó la presentación por parejas de las imágenes antes y después de 7 semanas y la puntuación de las mismas imágenes mediante escalas analógicas visuales en una presentación aleatoria. Resultados: Sólo se encontró una diferencia significativa entre el grupo de control y el experimental. En el grupo experimental, la foto después de la terapia del labio superior fue elegida con más frecuencia como la de aspecto más joven por el panel. Conclusión: No se puede concluir que los ejercicios faciales sean eficaces. Se necesita una investigación más sistemática.